Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

No tan santa como parece

Federico José Marín Rodríguez (*)Federico José Marín Rodríguez (*) de Jerez de los Caballeros -
17/03/2010

 
Me refiero a nuestra bonita perdiz roja. Hablamos de uno de los animales con más fama de ser presa codiciada en particular por cazadores, dada su alto grado de calidad en el tema gastronómico, una verdadera estrella. También es presa favorita para muchas especies silvestres, destacando especies emblemáticas como el lince o el águila imperial ibérica, pero como de otras aves rapaces y otros predadores. Por ello parece que siempre es la pobre victima de todos. Pero no crean no es una santa bendita esta pequeña gallinacea.

Lo tengo muy claro desde que poseo una de ellas desde hace para muchos increíbles años para su media de edad, que me la regaló mi buen amigo Santiago Lineros, y que se encuentra con otros muchos más pájaros dentro de un gran jaulón, basta mi pasión por las aves. Haciendo constar que todas especies típicas de cautividad, y la perdiz nacida en incubadora, así como que viven como reyes, cosas común en mis animales.

Pues tengo varias tórtolas llamadas diamante, así como tenía unas muy pequeñas codornices llamadas chinas, las cuales ya no están presentes por ser victimas de la amiga perdiz, que las mató con mucha saña en el momento de tener cualquier problema las mismas y no poder defenderse. Pero el caso de las pequeñas tórtolas es increíble. Ponen huevos y crían en cualquier sitio, incluidos comederos etc.. pero ya se los recojo, dado que las muchas veces que han criado, los pollos una vez caídos de los nidos son salvajemente destrozados por la misma, siendo para mi un espectáculo muy lamentable. Por ello lo comentado, yo no soy ningún criador de nada y sé que algunos la medida a tomar sería muy clara. La naturaleza tiene una clara cadena, y desde luego en su parte baja donde se encuentra la perdiz no tiene nada de carnívora, tratamos de un granívoro, así como muchos insectívoros donde también se encuentra. Aunque por otro lado es un carácter muy particular y curioso, que parece muy similar a sus parientas, las simples gallinas de corral.

(*) El autor es naturalista