+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Rumania: ¿Otro gran paraíso natural?

 

Rumania: ¿Otro gran paraíso natural? -

Federico José Marín Rodríguez (*)Federico José Marín Rodríguez (*) de Jerez de los Caballeros - 20/01/2010

Así como en nuestro país el Principado de Asturias tiene como uno de sus principales logotipos de identificación Asturias Paraíso Natural, en las muchas formas de hacer conocer y servir de reclamo a la hora de elegir visitar tan bella tierra cántabrica y norteña, de lo cual no me cabe la menor duda por la gran cantidad de información disponible, así como por conocimiento personal en varias visitas realizadas a los asturianos. Por simple deducción, como sin duda podrán ser otros lugares, podría ser aplicado a Rumania con dicha catalogación. Me explico. Quiero referirme con ello, a una lógica comparación a muchos o todos los niveles hablando de posible naturaleza salvaje en general, que en este caso pongo en particular al principado, dado que hoy día tienen prácticamente el último reducto de población del valioso y escaso oso pardo en nuestro país, animal especialmente a que haré referencia a continuación, con respecto a este país del sureste europeo.

Volviendo al plano general, no cabe la menor duda que debe de ser todo un verdadero gran paraíso natural, una nación que a tenor de los datos que conocemos y se han hecho públicos referidos a su actual temporada de caza, se podrán abatir especies como las siguientes, que en la mayoría de las naciones de nuestro entorno están protegidas por su escasa población y situación, lo que no ocurrirá como quiero suponer en Rumania. Tomen nota: 357 osos, 505 lobos, 132 linces, eso si no ibéricos, faltaría más, y 459 gatos monteses entre otras muchas muy particulares, más como lógicamente las cinegéticas típicas y comunes de aquellas latitudes.

Si consideramos la medida legal, que yo no tengo ninguna clase de prueba para decir lo contrario y ponerlo en duda, me hago esta pregunta: ¿Qué fauna de estas especies y por deducción otras muchas más de nuestra naturaleza salvaje posee este país?

Cuestión, creo también bastante interesante, y que me produce algunos interrogantes, no es otra que la identidad en cuestión a su nivel social de los posibles agraciados dentro del mundo de la caza, en poder o intentar abatir dicho tipo de piezas. Sin duda las razones económicas tendrán mucho que decir y que ver, y serán las primeras a tener en cuenta a tenor de la situación de dicho país. Por ello creo que no serán normales y apasionados cazadores aficionados todos los elegidos, vamos normales amantes de su actividad, así como del medio natural, como son la inmensa mayoría.

Por último solo una reflexión para terminar, que no es otra que en todo y digo todos los temas, cuecen habas con el respeto al cumplimiento de las leyes y normativas establecidas. De ahí que de verdad se cocinara en dicho lugar, cuando las informaciones a todos los niveles no son nada de brillantes en dichos aspectos, a pesar que ya hace unos años están integrados en nuestra Comunidad Europea. Lo que me produce y perdonen el final de mis letras todo debido a mi forma desconfiada de pensar ciertos asuntos, entre ellos los de este tipo, y más importante y con muchas más dosis de coherencia sin duda, por las opiniones de muchos grandes amigos practicantes de la actividad cinegética, colectivo a quien tanto daño hace todo lo ilegal de su práctica y como me consta tanto luchan para evitarlo dentro de sus posibilidades, que no me queda más remedio que llegar a la conclusión ante tales datos que esto a mi me huele un poco raro, vamos como se dice en nuestra tierra y quizás en otras de España, con distintos términos,"no me gusta como caza la perrina".

(*) El autor es técnico en Gestión de la Fauna y de Espacios Naturales. Jerez de los Caballeros