La banda de rock británica se ha convertido ya en patrimonio cultural de la capital extremeña