EL VIERNES SANTO

Saetero real

El cantaor pacense El Perrete canta saetas a los Siete Dolores y el Cristo de los Alabarderos de Madrid en presencia de la reina Sofía y la infanta Cristina

La monarca esperó a que el artista, que se estrenaba en la Semana Santa de Madrid, terminase para felicitarlo personalmente por su talento

El Perrete junto a la reina Sofía y la infanta Cristina, el pasado Viernes Santo en Madrid.

El Perrete junto a la reina Sofía y la infanta Cristina, el pasado Viernes Santo en Madrid. / LA CRÓNICA

El cantaor pacense Francisco Escudero, ‘El Perrete’, no es nuevo en Madrid. Ha paseado su arte por los más afamados tablaos, como Casa Patas, el Corral de la Morería o El Chinitas, pero esta Semana Santa, en la capital de España, lo han podido escuchar cantando saetas por primera vez. Su estreno ha sido por todo lo alto: ha cantado a la Virgen de los Siete Dolores y al Cristo de los Alabarderos y entre el público se encontraban la reina Sofía, su hija la infanta Cristina y su hermana, Irene de Grecia.

La monarca acudió el Viernes Santo a la procesión del Cristo de los Alabarderos, con salida del Palacio Real y con estrecha e histórica vinculación a la Casa del Rey. Fue distinguida con su medalla y nombrada Alabardera Mayor. Se encargó de la primera ‘levantá’, con el tradicional "por España", tras el golpe de martillo y realizó el primer tramo del recorrido junto a la infanta Cristina e Irene de Grecia. En la plaza de la Villa, El Perrete cantaba desde el balcón del antiguo Ayuntamiento de Madrid una saeta de Porrina de Badajoz a la Virgen de los Siete Dolores, cuando el Cristo de los Alabarderos llegaba a su encuentro. A este último le dedicó una que el propio cantaor le ha compuesto.

Había «rumores» de que la reina emérita iba a acudir a la procesión de los Alabarderos, pero lo que se decía es que se quedaría en el Palacio Real y no seguiría al cortejo. Para sorpresa y alegría del cantaor pacense, la monarca lo oyó cantar. «Tuvo la delicadeza de esperar a que terminara para saludarme», agradece El Perrete, que pudo charlar unos minutos y hacerse una fotografía con ella, para la que también posó la infanta Cristina. 

«Su majestad me dijo que, por la tesitura de mi voz, le recordaba a los cantaores antiguos y que hacía tiempo que no escuchaba cantar una saeta de esa forma»

Francisco Escudero, 'El Perrete'

— Cantaor

«Su majestad me dijo que, por la tesitura de mi voz, le recordaba a los cantaores antiguos y que hacía tiempo que no escuchaba cantar una saeta de esa forma». El artista reconoce que vivió este momento con emoción y se acordó de los suyos. «Pensé sobre todo en mis abuelos, que ya no lo han podido disfrutar y les hubiera ilusionado mucho».

«Yo solo hice mi trabajo, es una suerte que vino la inspiración y todo cuajó bien... Lo importante, como dicen los buenos pintores, es que te coja inspirado», asegura el cantaor, que guardará este momento para el recuerdo.

El Perrete ha sido uno de los cantaores que ha participado en el ciclo de saetas organizado por la Sociedad de Artistas e Intérpretes Españoles (AIE) y el Ayuntamiento de Madrid esta Semana Santa. Le gustaría que una iniciativa similar se llevara a cabo en Badajoz, para cantarle a la Virgen de la Soledad desde el edificio de La Giralda, como hacía Porrina. «En Extremadura hay muy buenos saeteros y eso habría que ponerlo en valor», afirma.