Educación acabará la reforma del IES San Roque de Badajoz, a medias desde 2022

La terminación de las obras se ha licitado por 236.000 euros y la previsión es que comiencen en primavera

El contrato con la adjudicataria se resolvió por incumplimiento cuando los trabajos estaban al 50%

Exterior del instituto San Roque, en la barriada del mismo nombre.

Exterior del instituto San Roque, en la barriada del mismo nombre. / S. GARCÍA

La comunidad educativa del instituto San Roque de Badajoz está más cerca de ver acabadas las obras de reforma de su centro, que comenzaron a principios de 2022, pero que se quedaron a medias en mayo de ese mismo año. La Consejería de Educación ha licitado por algo más de 236.000 euros la finalización de los trabajos pendientes de ejecutar, el 50%, que estima que podrán retomarse en primavera.

 Las actuaciones previstas, las de mayor envergadura que se acometían en el instituto desde su construcción hace más de dos décadas, tenían como finalidad acabar con los frecuentes cortes de luz y las humedades a causa de las filtraciones de las cubiertas, así como mejorar la accesibilidad. Las obras se adjudicaron en 2021 a la empresa Sehuca Construcciones y Servicios SL por casi 330.300 euros y la previsión era que concluyeran en junio de 2022. Pero no fue así. La adjudicataria comenzó los trabajos, pero no los concluyó, incumpliendo el contrato, por lo que la Junta lo resolvió.

La situación en el centro era «caótica» y, tras meses esperando que se solucionase el problema, profesores padres y alumnos se concentraron en enero de 2023 a las puertas del instituto para reclamar a la consejería que se reanudasen las obras, pues el estado del instituto suponía un riesgo para toda la comunidad 

Educación no les dio plazos entonces, pues había que volver a licitar lo que quedaba pendiente de ejecutar. «Se hicieron obras menores y nos dijeron que tendrían que esperar hasta que se adjudicaran otra vez», explicó Pilar Gil, presidenta de la asociación de padres y madre (ampa) del instituto San Roque.

En este sentido, explicó que se llevaron a cabo actuaciones en el patio, que se acondicionó para que no supusiera un peligro para los alumnos, pero «lo gordo», en referencia a las goteras y el precario estado de la situación eléctrica, se mantiene igual. 

Las filtraciones de agua provocan que cada vez que llueva aparezcan goteras e incluso queden inutilizadas algunas aulas y espacios, como el gimnasio, según han denunciado los profesores en distintas ocasiones, que también han alertado del «riesgo de electrocución» que había en algunos talleres por la situación de la red eléctrica. 

Cuatro meses de plazo

«Lo que queremos es que las obras se terminen cuanto antes», señaló la presidenta de la ampa. El plazo de ejecución que establece el nuevo pliego de condiciones es de 4 meses. Una vez adjudicadas, la consejería, junto a la empresa y el centro educativo, determinará cómo se realizan para que afecten lo menos posible a la actividad académica.

Las actuaciones consistirán en la reparación de cubiertas, que se encuentran en pésimo estado y tienen «múltiples» filtraciones. El edificio principal tiene tres plantas y uno de los mayores problemas que presenta son las humedades provocadas por la entrada del agua de lluvia a través de las cubiertas, carpinterías y lucernarios. También se arreglarán las goteras en las aulas de la segunda planta.

Además, se revisará y mejorará la instalación eléctrica del instituto. Para evitar los apagones, se ampliarán y sustituirán los cuadros secundarios, enchufes y secciones de los circuitos del edificio principal y también se mejorará la instalación eléctrica de los vestuarios.

El proyecto también contempla reformas en los aseos de alumnos y profesores, la revisión y arreglo de las carpinterías en el gimnasio y su adaptación a la normativa vigente, así como en los módulos de Formación profesional, en el salón de actos y talleres, entre otras intervenciones. 

La comunidad educativa del instituto San Roque llevaba seis años reclamando estas obras de mejora cuando se iniciaron en 2022.