TRIBUNALES

Archivan la causa contra un aficionado del Badajoz por amenazas a la familia Parra

Era el único investigado por las pintadas realizadas en la vivienda del expresidente del club blanquinegro en Dos Hermanas en 2022

Los denunciantes han recurrido el auto de sobreseimiento dictado por el Juzgado de Instrucción e Instancia número 6 de la localidad sevillana

Joaquín Parra, expresidente del CD Badajoz.

Joaquín Parra, expresidente del CD Badajoz. / S. GARCÍA

El Juzgado de Instrucción e Instancia número 6 de Dos Hermanas (Sevilla) ha archivado de manera provisional la causa contra un aficionado del CD Badajoz investigado por presuntamente amenazar a dos hijos de Joaquín Parra, expresidente del club blanquinegro, y realizar pintadas en la fachada de la vivienda familiar y en un vehículo.

Los hechos se remontan al verano de 2021 y enero de 2022, después de que Parra fuese detenido por un presunto fraude del IVA a través de la venta de combustible, pero cuando aún seguía siendo el máximo accionista del Badajoz y estaba negociando el traspaso de las acciones.

Fueron dos hijos del expresidente quienes en agosto y septiembre de 2021 denunciaron ante la Policía Nacional que, a través de un perfil de Instagram, estaban recibiendo amenazas de muerte para que firmaran la venta del club con un determinado inversor, lo que achacaban a la campaña de presión orquestada por un grupo de aficionados ultras.

Según los denunciantes, a través de conocidos y amigos, pudieron identificar al supuesto titular de la cuenta de Instragram desde la que se realizaron las amenazas, un joven de Badajoz, que presuntamente les intimidaba diciendo que iba a acudir a su domicilio.

Estas denuncias fueron ampliadas el 22 de enero de 2022, después de que cuatro encapuchados realizaran pintadas en la fachada del chalet familiar de la localidad de Dos Hermanas, en el que se encontraban en esos momentos los hijos de Parra y su esposa, así como en uno de sus coches, que estaba estacionado en la puerta de la vivienda. Los autores de las pintadas escribieron en grandes letras «Vais a pagar, esto acaba de empezar».

Tras la denuncia solo hubo un investigado, el joven pacense al que la familia Parra apuntaba como sospechoso de las amenazas, al que, a través de un vídeo publicado en la misma cuenta de Instagram -que ellos los denunciantes aportaron a la policía- situaban circulando en un vehículo en Sevilla el día que sucedieron los hechos.

Agentes de la Policía Nacional de Sevilla se desplazaron a Badajoz y, el 28 de octubre de 2022, detuvieron al joven por un presunto delito leve de amenazas leves por las publicaciones de la red social y otro de amenazas y daños por las pintadas, por las pintadas en la vivienda y el vehículo. El joven, defendido por el abogado Fernando Cumbres, negó las acusaciones y quedó en libertad con cargos. 

El juzgado, tras la toma de declaraciones, mediante un auto, ha acordado ahora el sobreseimiento provisional y el archivo de la causa, al entender que, en el caso de los primeros hechos, estarían prescritos y que, a pesar de los indicios, la cuenta del investigado podría haber sido utilizada «por cualquier otra persona».

En cuanto a las pintadas en el chalet y el coche, el juez considera que «no existe ningún indicio» para atribuir al investigado la autoría de las mismas, pues no se puede identificar «suficientemente» que este sea el conductor del vehículo del vídeo aportado por los denunciantes, ni que esté circulando por Sevilla ni consta «fehacientemente» que la grabación se haya hecho un día distinto al de su publicación en redes sociales.

Los denunciantes han recurrido el archivo de la causa.